Esta Residencia fue la primera que instaló la Fundación
y está situada en la calle Carlos III, de El Escorial (Madrid).

Está destinada como
Residencia para personas mayores,
y atendida por Seglares Reparadoras, jóvenes entregadas a su cuidado.