"Yo prometo a todo el que rece el Santo Rosario diariamente y comulgue los primeros sábados de mes,
asistirle en la hora de la muerte.
"
(El Escorial. Stma. Virgen, 5-03-82)

VIRGEN DOLOROSA "Todos los que acudís a este lugar, hijos míos, recibiréis gracias muy especiales en la vida y en la muerte."
(El Escorial. El Señor, 1-1-2000)

BENDICIÓN DEL DÍA 1 DE JULIO DE 2006, PRIMER SÁBADO DE MES,
EN PRADO NUEVO DE EL ESCORIAL (MADRID)

LA VIRGEN:
Levantad todos los objetos. Todos serán bendecidos para los pobres pecadores...
Os bendigo, hijos míos, como el Padre os bendice por medio del Hijo y con el Espíritu Santo.



BENDICIÓN DEL DÍA 5 DE AGOSTO DE 2006, PRIMER SÁBADO DE MES,
EN PRADO NUEVO DE EL ESCORIAL (MADRID)

LA VIRGEN:
Levanta todos los objetos...
Todos han sido bendecidos para el día de las tinieblas.


MENSAJE DEL DÍA 25 DE DICIEMBRE DE 1982, LA NATIVIDAD DEL SEÑOR,
EN PRADO NUEVO DE EL ESCORIAL (MADRID)

LA VIRGEN:
Quiero, hija mía, que se hagan vigilias, hija mía, en reparación de tantos pecados como se cometen en estos días, hija mía, en esa juventud. ¡Qué pena me da, hija mía! También quiero que en estas vigilias se haga el Vía Crucis, hija mía, y se medite la Pasión de mi Hijo; hacedlo, hijos míos, y ofrecedlo en reparación de tantos pecados y tanto dolor como siente mi Inmaculado Corazón.

Hija mía, no os pido nada más que oración y penitencia; el mundo está al borde del precipicio, no hacen caso de mis mensajes, ¡qué dolor siente mi Corazón por esta Humanidad tan desagradecida!

Hija mía, como los hombres no cambien, está cerca el Castigo... (Habla durante unos minutos en un idioma desconocido). Entonces, hija mía, llegará el Castigo en estas fechas que te he dado. Hija mía, que enmienden sus vidas, el Castigo está muy cerca; te he dado el mes y la fecha de cuando será el Castigo, hija mía, en este idioma; sólo es celestial. Tú lo entiendes, pero no lo revelarás, hija mía, hasta que yo no te avise . (1)

Mira, hija mía, cómo está mi Corazón de tantos pecados como se están cometiendo diariamente.

Besa el suelo, hija mía, en reparación de todos los pecados... Levántate, hija mía. Arrodíllate. Esto, hija mía, son actos de humildad por la salvación de las almas; ¡cuántos se ríen, hija mía, de todas estas cosas! Hija mía, tú no te avergüences, humíllate por la salvación de toda la Humanidad.

Besa otra vez el suelo, hija mía. ¡Cuántas almas se pueden salvar cada vez que otra alma se humilla! Rezad el santo Rosario, hijos míos; con el santo Rosario podéis salvar muchas almas. Acercaos a la Eucaristía, que en estas fechas os espera mi Hijo; está muy triste y muy solo por los pecados de toda la Humanidad.

Pedid por las almas consagradas, ¡las amo tanto, hijos míos!, y qué mal camino llevan; muchos arrastran montones de almas al camino de la perdición...

Mira, hija mía, quita sólo una espina... ¡Qué pena, hija mía, qué pena siente tu corazón de ver el mío! Pues esta pena tengo yo de ver la ingratitud de todos los corazones endurecidos.

Escribe otro nombre, hija mía, en el Libro de la Vida. Besa el libro, hija mía... Ya hay otro nombre más en el Libro de la Vida; jamás se borrará, hija mía.

Coge el cáliz, hija mía, bebe otras gotas del cáliz del dolor... ¡Ay, qué amargura, hija mía!, pero es preciso sentir esta amargura para salvar muchas almas.

Mira, hija mía, en lo que consistirá el Aviso... (Luz Amparo llora amargamente al tener esta visión). Parecerá, hija mía, que el mundo está envuelto en llamas; ¡pobrecito del que no esté en gracia de Dios! Haced caso, hijos míos, os estoy dando muchos avisos. Me estoy manifestando en muchos lugares del mundo, para poder salvar por lo menos la tercera parte de la Humanidad; no seáis ingratos, hijos míos. Y tú, hija mía, sé humilde, la humildad es la base principal de todo.

Os bendigo, hijos míos, como os bendice mi Hijo, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, hijos míos.

Adiós, hija mía, adiós.

_________________

(1) “Pero no lo revelarás, hija mía, hasta que yo no te avise”: forma de expresión popular en castellano; equivale a decir: “Cuando te avise, podrás revelarlo”.


COMENTARIO A LOS MENSAJES

25-Diciembre-1982

«Quiero, hija mía, que se hagan vigilias, hija mía, en reparación de tantos pecados como se cometen en estos días, hija mía, en esa juventud» (La Virgen).

Es la primera vez que en los mensajes de Prado Nuevo se pide realizar «vigilias» o tiempos dedicados a la oración, especialmente de noche; petición que aparecerá después en otros mensajes. ¿Qué sentido tienen estas vigilias nocturnas? Sin duda, se piden como contrapeso a los muchos pecados que se cometen durante las mismas horas, y que ofenden a los Corazones de Jesús y de María, que sienten un alivio especial por este tipo de oración. Por eso, dirá la Virgen el 15 de agosto de 1983: «...os pido que sigáis haciendo vigilias, ¡me agradan tanto, hijos míos!», y repetirá poco después: «...seguid haciendo vigilias, me agradan tanto, hijos míos, me agradan tanto...» (15-9-1983). Entre nosotros es conocida la Adoración Nocturna Española, que tiene instituidos turnos de vela por todo el territorio español; los adoradores se reúnen una vez al mes durante toda la noche, o parte de ella, y hacen oración ante el Santísimo Sacramento expuesto. Mientras otros descansan o, lo que es peor, se entregan al pecado, estos fieles católicos permanecen en vigilia y adoran al Señor oculto en la Eucaristía. No podemos olvidar en este punto a las comunidades religiosas que se dedican a alabar a Dios durante unas horas determinadas por la noche, para consolar el Divino Corazón mientras que otros hombres le ofenden.

Existen diferentes fórmulas para hacer actos de desagravio ante Jesús Sacramentado; incluimos una de ellas por la utilidad que pueda tener para los lectores de este comentario:

Acto de desagravio ante el Santísimo Sacramento

Señor Jesús, nos arrodillamos ante Ti, reconociendo tu presencia real en el Santísimo Sacramento. Te agradecemos inmensamente tu permanencia con nosotros, y la fe que nos has dado.
Con profundo dolor, sentimos que tantos hombres, redimidos por Ti, te olviden y ofendan; que en tantos sagrarios estés solitario, y en tantos hogares no seas invitado.
Nosotros, arrepentidos de nuestros pecados, queremos, en la medida de nuestras fuerzas, hacerte compañía por cuantos te abandonan, y comprometer contigo nuestra vida, como ofrenda y desagravio a tu Corazón pleno de amor hacia nosotros.
Santa María, Madre nuestra, confiamos en tu Inmaculado Corazón que nos alcances gracias para perseverar en la fe, animarnos por la esperanza y vivir la caridad, como satisfacción de todos nuestros pecados y para la salvación del mundo. Amén.

• Por todas las blasfemias, sacrilegios, profanación de fiestas, que se cometen contra el nombre de Dios y sus templos...

Perdón, Señor, perdón.

• Por todos los ataques a la Iglesia, persecuciones y propagandas de ateísmo...
• Por los apóstatas, los que desprecian el Magisterio de los Papas y todos los falsos profetas...
• Por todas las opresiones de gobierno, de esclavitud, de delincuencia; y todas las injusticias laborales, familiares, sociales...
• Por todos los actos inhumanos de violencia, asesinatos, abortos, torturas, terrorismo, malos tratos; robos, estafas, extorsiones...
• Por toda la inmoralidad y corrupción: en el trabajo profesional, en las relaciones, espectáculos, televisión, diversiones, modas, lecturas, bebidas, drogas...
• Por todos los pecados de escándalo y de respeto humano...
• Por todos los pecados contra la santidad de la Familia y contra el amor fraterno...
• Por los sacerdotes indignos, por los políticos ambiciosos, por todos los abusos de autoridad...

Cristo Jesús, pedimos en especial a tu Corazón que concedas gracias abundantes a los más necesitados, y que nunca permitas nos apartemos de Ti, sino que, aprendiendo de tu Corazón, en nuestros sentimientos y juicios cada día nos parezcamos más a Ti. Amén.

Desgraciadamente, quienes salen de noche y regresan —cuando lo hacen— a altas horas de la madrugada son mayoritariamente los jóvenes; por lo cual, quedan expuestos a multitud de peligros para el cuerpo (alcohol, drogas, etc.) y, sobre todo, para el alma. Una de las preocupaciones, manifestada con frecuencia por el Señor y la Virgen en los mensajes, es la juventud y los peligros que la acechan; podemos señalar, no obstante, que si hacen referencias al desorden en la vida de tantos jóvenes, aparece asimismo una invitación al cambio de vida y a la esperanza. Son varias las frases esperanzadas dirigidas a la juventud en los mensajes de Prado Nuevo; escuchemos algunos: «Quiero que se abra el camino en esta Obra a la juventud, para que se entreguen en cuerpo y alma a esta gran Obra (...); con oración profunda, con espíritu de sacrificio y penitencia» (La Virgen, 5-9-1987). «Quiero que la juventud aprenda el Evangelio tal como es, y vayáis de pueblo en pueblo enseñando a los hombres la verdad y la palabra de Cristo» (La Virgen, 3-2-1990). En otra ocasión, le dice la Virgen a Luz Amparo: «...yo iré poniendo en tu camino almas que saquen adelante tu Obra, hija mía. ¿No ves toda una juventud que ha dejado todo para entregarse a esta Obra tuya y mía?» (4-8-1990).

Merece la pena fijarse en este aspecto del mensaje que estamos comentando, pues el joven de hoy será el adulto del mañana, y tendrá en sus manos las riendas de la Historia en lo social, económico, político..., así como en lo religioso. ¡Cuánto amaba el Papa Juan Pablo II a los jóvenes! A ellos —chicos y chicas— se dirigía siempre con un mensaje de amor y exigencia a la vez. En este campo ha tomado el relevo con entusiasmo su sucesor en la Sede de Pedro, Benedicto XVI, quien ya se ha dirigido a la juventud en varias ocasiones; hace tan solo unos meses les proponía: «Construir la vida sobre Cristo, acogiendo con alegría la palabra y poniendo en práctica la doctrina: ¡he aquí, jóvenes del tercer milenio, cuál debe ser vuestro programa! (...) Y si Jesús os llama, no tengáis miedo de responderle con generosidad, especialmente cuando os propone de seguirlo en la vida consagrada o en la vida sacerdotal. No tengáis miedo; fiaos de Él y no quedaréis decepcionados». (1)

___________________________

(1) Mensaje para la XXI Jornada Mundial de la Juventud (9-4-2006).